Olint - 22 jul 2013 - 12:39

Características del sistema

Printer-friendly versionSend to friendPDF version

 

  • Densidad plantación

Los marcos de plantación se seleccionan principalmente en función del vigor de las variedades, la fertilidad del suelo y el régimen de riego. Una distancia entre plantas dentro de la línea de 1,35 a 1,5 m, una separación entre calles de 3,5 a 4 m, y la limitación en altura del olivo a 2,5 m posibilitan la formación de un seto vegetativo continuo, perfectamente iluminado, capaz de producciones sostenidas en el transcurso de los años.

 

  • Formación eje central

Una de las características del sistema superintensivo es la formación del árbol en un eje central, lo cual se consigue con un buen manejo de la poda y del entutorado durante los 3 primeros años. A medida que la planta va creciendo, se ata al tutor cada 20 cm. y se eliminan las ramas situadas en el tercio inferior, hasta una altura máxima sin ramas de 60 cm. Es aconsejable un tutor de 2 m para asegurar un buen atado hasta los 2,5 m; una vez alcanzada esta altura se realiza el topping de verano para mantenerla.

 

  • Producción

La entrada en producción es muy rápida, consiguiendo ya el tercer año de plantación una producción de 3-4 Tm/ha. Los resultados obtenidos en estos años de experiencia en las distintas zonas olivícolas dan valores de producción sostenida entre 8-12 Tm/ha. En plantaciones de zonas cálidas con un adecuado manejo del cultivo se han obtenido producciones de hasta 16 Tm/ha.

 

  • Rentabilidad

El superintensivo ha reducido de manera significativa las necesidades de mano de obra, no sólo en la recolección, que en el sistema tradicional supone el 80% de los costes totales, sino también en otras operaciones mecanizables como la poda o la misma plantación. En definitiva, se consigue un aumento muy notable de la rentabilidad y una menor dependencia de la disponibilidad de mano de obra, cada vez más escasa en todos los países.

 

  • Calidad cosecha

La utilización de las máquinas vendimiadoras permite una cosecha rápida en el momento óptimo de maduración; las aceitunas no tocan el suelo, no se dañan y son transportadas inmediatamente a las plantas de procesamiento. Todos estos factores originan un aceite de alta calidad (100% virgen extra) que preserva los aromas característicos de cada variedad.