El COI estima una caída de la producción mundial de aceite de oliva del 20%