Los olivareros lamentan el fracaso de su estrategia para entrar en SOS